22.2 C
Buenos Aires
lunes, enero 30, 2023

Vladimir Putin se está quedando solo

Vladimir Putin se está quedando solo. Los amigos de Rusia dudan en respaldar las reivindicaciones territoriales de Putin debido al terrible precedente que sienta la anexión.

El mes pasado, el presidente ruso Vladimir Putin impulsó la anexión de cuatro territorios invadidos en Ucrania. Pero estos territorios no están totalmente conquistados. De hecho, poco después del anuncio de Putin, los ucranianos reconquistaron Lyman, una ciudad que Rusia afirma haberse anexado.

Doctor Robert E. Kelly

La mayoría de los países no reconocen los movimientos de Rusia. Incluso China, el aliado en la sombra de Rusia en la guerra, probablemente evitará apoyar directamente las anexiones. De hecho, es posible que, hoy, la prioridad de Putin ni siquiera sea retener la tierra que ha acaparado, sino su utilidad para proporcionar un pretexto para seguir intensificando una guerra que ahora amenaza su régimen, e incluso su supervivencia personal.

El principio de soberanía

Los amigos de Rusia dudan en respaldar las reivindicaciones territoriales de Putin debido al terrible precedente que sienta la anexión. Si un Estado puede redibujar sus fronteras por la fuerza, hay poco que impida a otros considerar lo mismo. La mayoría de los líderes son cautelosos y se orientan hacia el statu quo. La lista de imperialistas revolucionarios dispuestos a reclamar territorios vecinos por la fuerza en un momento dado suele ser corta: Napoleón, Hitler y Stalin son ejemplos.

El conflicto es intrínsecamente arriesgado y destructivo, y pocos estados o líderes quieren una norma global que permita la guerra como herramienta común para arreglar los agravios nacionales. Los Estados suelen aceptar respetar la soberanía de los demás, aunque sólo sea por los beneficios recíprocos: al garantizar tu seguridad mediante la no agresión, yo también garantizo la mía.

El movimiento de Putin es aún más desconcertante porque Rusia es un Estado grande y poderoso, o eso creíamos hasta febrero. La lógica de Putin, por lo tanto, es la regla del fuerte: la política mundial es una jungla, y los fuertes pueden imponer su voluntad a los débiles.

Este tipo de anarquía sin restricciones, en la que los grandes Estados intimidan y dominan a los pequeños, sólo beneficia a las grandes potencias. Aunque sólo sea porque temen el precedente que está sentando Putin para su propia seguridad, la mayoría de los estados pequeños del mundo rechazarán la lógica de Putin y rechazarán sus anexiones. Putin quedará aislado.

En resumen, pocos países se sentirán cómodos con estas anexiones. Los países pequeños se opondrán porque se benefician del respeto recíproco básico de la soberanía que ha caracterizado la política internacional desde la Segunda Guerra Mundial. Los países con disputas territoriales temerán la idea de que la fuerza pueda resolver legítimamente esas disputas. Y los Estados liberales que hace tiempo que han dejado de usar la fuerza unos contra otros rechazarán el retroceso del principio de no agresión.

Pocos ejemplos de anexión

Es difícil encontrar ejemplos modernos de anexión. Tan incómodo resulta a la mayoría del mundo -tanto a las dictaduras como a las democracias, a los estados grandes y a los pequeños- que incluso los países implicados en disputas territoriales de larga duración se resisten a utilizar abiertamente la fuerza para resolverlas.

El ejemplo más evidente es China. Los paralelismos entre las reclamaciones de China sobre Taiwán y las de Rusia sobre Ucrania están ya bien establecidos. Rusia es una gran autocracia cerca de una pequeña democracia contra la que hace grandes reclamaciones territoriales. También lo es China.

Percibiendo la ansiedad mundial por la norma contra la conquista, Putin trató inicialmente de fingir que Ucrania no existía como país separado. Así que la invasión fue una “operación militar especial”, no una guerra. Sólo después de que Ucrania rechazara una rápida conquista, Putin recurrió a hablar de anexión.

Este es un claro punto de ruptura con China. Pekín lleva mucho tiempo enmarcando sus reivindicaciones sobre Taiwán dentro del lenguaje de la norma de soberanía. Pekín afirma que Taiwán es una provincia rebelde, que es parte integral de China y que sus líderes son “escindidos”.

Mientras Putin pueda empaquetar sus reivindicaciones sobre Ucrania con un lenguaje igualmente engañoso pero respetuoso con las normas, China podría apoyar la guerra del Kremlin. Pero la intensa resistencia de Ucrania y la prolongada guerra resultante han acabado con la ficción de que Rusia respeta las normas de soberanía. Así que Putin abandonó la pretensión y se anexó abiertamente nuevas zonas. China nunca hablará de esta manera, y es casi seguro que esta medida ampliará la brecha entre Pekín y Moscú sobre la guerra.

También las democracias han actuado con cautela en este ámbito desde la Segunda Guerra Mundial. Las guerras de Estados Unidos en Corea, Vietnam e Irak nunca tuvieron reivindicaciones territoriales declaradas, y la intención de Estados Unidos siempre fue dejar a sus apoderados a cargo y retirarse pronto. Israel ha obtenido importantes ganancias territoriales en sus diversos conflictos a lo largo de los años, y sus anexiones (de los Altos del Golán y de Jerusalén Este) han sido muy polémicas y generalmente no se reconocen.

*Dr. Robert E. Kelly, profesor de relaciones internacionales en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Pusan y editor colaborador de 1945.
Fuentes: 19fortyfive Israel Noticias
Seguinos en Twitter: SRSur News Agency

Noticias relacionadas

Últimas Noticias

English EN Français FR Deutsch DE Italiano IT Português PT Русский RU Español ES
Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!