13/06/2024
EnergíaInternacionalesNegociosOpiniónSeguridadTecnología

Guerra tecnológica entre Alemania y China

Escribe David Santi*

¿Se ha iniciado una Guerra tecnológica entre Alemania y China?

Carl Von Clausewitz afirmó que la guerra era la continuación de la política usando otros medios y en los tiempos actuales vemos que esa frase mantiene plena vigencia.

Desde Europa, Emmanuel Macron tomó la decición de acercarse a China con una visita oficial en un gesto divergente ante las políticas de las grandes potencias occidentales.

América Latina está registrando cada vez en mayor escala la presencia, en distintas modalidades, los reflejos del expansionismo de China a través de inversiones financieras, minería, energía, políticas monetarias e inserción de tecnologías propias disputando espacios que históricamente fueron áreas de ingerencia de Estados Unidos.

Este contexto valida el interrogante de si se está iniciando una guerra tecnológica entre Alemania y China.

  • Restricciones

En esta partida global, recientemente, Alemania ha tomado la decisión de restringir aún más las relaciones comerciales con China, en un movimiento que podría tener importantes implicaciones económicas y políticas.

La medida viene motivada o justificada por la preocupación sobre la seguridad de los datos, la tecnología y las tensiones políticas actuales de la guerra comercial entre China y los países de Occidente.

El gobierno alemán anunció que restringirá la importación de tecnología china e iniciará conversaciones con sus aliados europeos para establecer un marco común de seguridad en la tecnología 5G.

Aplicando distintas decisiones, se anuncian medidas de protección de la privacidad de los ciudadanos y los posibles riesgos para la seguridad nacional y europea.

Este movimiento se produce en un contexto internacional de aumento de las tensiones políticas y comerciales entre China y Occidente.

  • Estados Unidos

Estados Unidos ha usado sus herramientas diplomáticas aumentando así la presión sobre sus aliados europeos para reducir la dependencia de tecnologías chinas, especialmente en el estratégico sector de las telecomunicaciones.

El interés de USA en que sus aliados europeos se alejen de la tecnología china se debe a la creciente preocupación sobre las posibles capacidades tecnologícas del gigante asiático para acceder, usar y controlar la información digital.

Recordemos que la administración Trump había acusado a fabricantes chinos de tecnología y especialmente a la empresa Huawei de ser un riesgo para la seguridad nacional y en ese marco limitó la capacidad de las empresas estadounidenses para negociar con ellos.

El gobierno alemán aún no ha especificado qué empresas y tecnologías estarán sujetas a las restricciones. Sin embargo, ya se sabe que afectarán a los sectores más críticos, como las telecomunicaciones, la energía y el transporte.

También se espera que se establezcan nuevas medidas de seguridad para controlar la inversión china en empresas alemanas, especialmente en las consideradas estratégicas.

  • Implicancias económicas

Los analistas señalan que este movimiento podría tener importantes implicaciones económicas.

China es uno de los mayores inversores en Europa y Alemania es uno de los principales destinos de la inversión china. Si las restricciones se implementan de manera rigurosa, podrían afectarse significativamente las relaciones comerciales entre China y Alemania, así como a la inversión china en el país germano.

Además, estos movimientos podrían tener efectos similares en otros países europeos, que también analizan sus relaciones con China.

Actualmente Francia y Reino Unido han tomado medidas para limitar la inversión china en sus empresas estratégicas, mientras que la Unión Europea debate la posibilidad de establecer un nuevo marco común de seguridad y protección de datos para la tecnología 5G.

Estas iniciativas estratégicas han alertado a TSMC, principal productor mundial de semiconductores, quien haría grandes inversiones en la región alemana de Sajonia para iniciar su producción allí, ampliando su negocio y evitando el colapso de su industria si la Unión Europea limitara la exportación de elementos necesarios para la producción de componentes. También se tiene en cuenta el potencial de “doble uso” de esta tecnología ya que los semiconductores pueden tener aplicaciones civiles pero también militares.

En síntesis, el movimiento de Alemania para restringir las relaciones comerciales con China es un indicio más de la creciente preocupación de los países occidentales por la seguridad de la tecnología y los datos.

Todo esto pone en relieve la importancia de la innovación tecnológica y la seguridad cibernética en la geopolítica global y cómo estas cuestiones son un punto importante en las tensiones internacionales.

En esta nueva partida del juego del poder, los países y regiones deberán estar muy atentos a sus movimientos diplomáticos y comerciales, para no ser “tierra arrasada” en esta nueva contienda geoestratégica.

*Analista en geopolítica y nuevas tecnologías.

Seguinos en Twitter: @SRSur_Agency

Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!