8.8 C
Buenos Aires
lunes, junio 5, 2023

EE.UU. planea desplegar “misiles letales” para neutralizar primero a China o Rusia

EE.UU. planea desplegar “misiles letales” para neutralizar primero a China o Rusia en caso de guerra. El plan estadounidense fue revelado en un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO).

El ejército de Estados Unidos (EE.UU.) está considerando la posibilidad de usar misiles hipersónicos y misiles balísticos de alcance medio (MRBM) con ojivas múltiples para golpear primero a China y las armas Anti-Acceso/Denegación de Área (A2/AD) de Rusia, desplegándolas en las diversas bases militares que rodean a ambos países.

Los misiles de crucero subsónicos como el Tomahawk son otra opción, pero sólo se utilizarían en una misión sin límite de tiempo. Funcionarios japoneses no identificados fueron citados como dispuestos a autorizar el plan de EE.UU. de basar misiles hipersónicos y Tomahawk en Kyushu.

El plan estadounidense fue revelado en un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), que concluye que los misiles hipersónicos son más eficaces contra los interceptores tradicionales de defensa contra misiles balísticos (BMD).

Los BMD de medio alcance han sido diseñados para misiles balísticos convencionales que abandonan brevemente la atmósfera y vuelven a entrar. Los BMD no pueden defenderse contra misiles balísticos dotados de vehículos de reentrada múltiple independiente (MIRV).

Estos misiles hipersónicos “vuelan dentro de la atmósfera, por debajo de la altitud a la que suelen operar las defensas contra misiles balísticos de curso medio”, señala el estudio de la CBO. Estos interceptores están diseñados originalmente para alcanzar misiles balísticos ordinarios en pleno vuelo fuera de la atmósfera, ya que éstos siguen una trayectoria predecible y detectable.

Los misiles hipersónicos también pueden maniobrar de forma impredecible a altas velocidades para contrarrestar las defensas de corto alcance, lo que dificulta su seguimiento e interceptación. Después de los Vehículos Hipersónicos de Planeo Impulsado (HBGV), los MRBM con MIRVS tienen el alcance y la velocidad necesarios para atacar estas plataformas A2/AD con limitaciones de tiempo.

  • Atacar primero los puntos de lanzamiento A2/AD

Para operar eficazmente en la zona A2/AD de un adversario (Mar de China Meridional o Báltico), el ejército estadounidense podría necesitar atacar un pequeño número de objetivos en menos de una hora a distancias de entre 3.000 km y 5.000 km.

Tales objetivos incluyen sistemas de defensa aérea costera, sistemas de ataque de largo alcance y radares sobre el horizonte de los sistemas A2/AD.

Al atacar estos puntos de lanzamiento en la China continentalEstados Unidos podría limitar los efectos del A2/AD en las primeras fases de un conflicto, lo que le permitiría seguir utilizando un arsenal más amplio de armas de menor alcance y menor capacidad de supervivencia.

Durante los últimos cinco años, los líderes militares estadounidenses han admitido la desventaja de las complejas “burbujas” creadas por Moscú y Pekín con sus misiles A2/AD de largo alcance, destinados a alcanzar al ejército estadounidense desde distancias seguras.

China, en particular, que posee la mayor y más diversa gama de misiles balísticos de crucero, antibuque y convencionales de este tipo, basa su doctrina en golpear cómodamente los activos navales y terrestres estadounidenses en la primera y segunda cadenas de islas desde su frente interno, con sus líneas de defensa secundaria y terciaria indemnes para combatir al resto de las fuerzas estadounidenses.

Un misil balístico de corto alcance (SRBM) DF-16 puede alcanzar los 1.000 kilómetros, poniendo a su alcance todos los objetivos de la primera cadena de islas. El misil balístico antibuque DF-21D “asesino de portaaviones” (ASBM), con un alcance de 1.500-2.000 kilómetros, puede alcanzar las segundas cadenas de islas y cualquier flotilla naval estadounidense que se aproxime.

El misil balístico de alcance intermedio (IRBM) DF-26 puede alcanzar los 3.500 kilómetros, alcanzando la base naval estadounidense más crucial y a la vez más lejana del Pacífico occidental: Guam. La isla japonesa de Kyushu puede ser cubierta en su totalidad por el misil hipersónico DF-17, el ASBM DF-21D, el misil de crucero subsónico DF-10A y el misil de crucero supersónico DF-100.

  • Los BMD desencadenaron los programas hipersónicos de Rusia y China

Curiosamente, sólo Estados Unidos desarrolló un escudo BMD estratificado cuando derogó el Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM) de 1972 con la Unión Soviética en 2002.

Esto desencadenó una carrera armamentística que llevó a Rusia y China a desarrollar misiles hipersónicos A2/AD para derrotar a los sistemas BMD estadounidenses. Por ello, muchos expertos consideran que los sistemas BMD son ineficaces, ya que el adversario tiene la ventaja de encontrar múltiples formas de eludirlos.

El propio CBO señala: “Los misiles balísticos también son difíciles de defender, sobre todo si están equipados con contramedidas para confundir a las defensas antimisiles de curso medio y ojivas maniobrables para derrotar a las defensas antimisiles de corto alcance. Sólo unas defensas de largo alcance muy eficaces podrían amenazar a los misiles balísticos en curso medio; hasta la fecha, ningún adversario potencial de EEUU ha desplegado defensas de este tipo”.

  • Región desestabilizadora

En Estados Unidos se están llevando a cabo tres proyectos de misiles hipersónicos. La USAF tiene el Air-Launched Rapid Response Weapon (ARRW), el US Army tiene el Long-Range Hypersonic Weapon (LRHW), y la USN tiene el Conventional Prompt Strike (CPS). Se cree que alcanzan velocidades superiores a Mach 5.

El informe señala que las defensas balísticas de corto alcance podrían detectar los misiles hipersónicos cuando éstos desciendan a menor altitud, pierdan gran parte de su energía y, posiblemente, su velocidad sea inferior incluso a la de los MIRV de los misiles balísticos.

Pero como los misiles hipersónicos siguen maniobrando durante todo su vuelo, la incertidumbre sobre su objetivo es mayor que la de los MIRV.

Sin embargo, esta ventaja técnico-militar tiene consecuencias político-estratégicas: otros países adversarios pueden malinterpretar la trayectoria del misil hipersónico y suponer que se dirige hacia ellos. El Lejano Oriente asiático (Pacífico occidental) está maduro para un escenario así.

Con tres adversarios estadounidenses, Corea del Norte, Rusia y China, compartiendo la misma geografía contigua, un misil hipersónico dirigido a cualquiera de ellos podría ser malinterpretado por los otros dos como dirigido hacia ellos.

Exceptuando a China, ni Rusia ni Corea del Norte tienen una postura nuclear de No-Primer-Uso (NFU). Suponiendo que adopten una política de “lanzamiento bajo aviso”, un ataque de represalia podría convertirse en un primer ataque, forzando ataques separados por parte de EE.UU. y desencadenando un intercambio nuclear inimaginablemente destructivo.

Song Zhongping, antiguo instructor del Ejército Popular de Liberación y comentarista de asuntos militares, fue citado en el Global Times advirtiendo de esta posibilidad.

Afirmando que el objetivo final de EE.UU. es interrumpir militarmente el proceso de reunificación de China con Taiwán, añadió que las bases de lanzamiento hipersónicas propuestas por Japón podrían destruirse fácilmente debido a la imposibilidad de desplazarse por las pequeñas islas. Sólo serán peligrosos los misiles colocados en barcos estadounidenses y japoneses.

Desde las islas, los misiles hipersónicos estadounidenses podrían emparejarse y lanzarse junto con Tomahawks para diversos fines tácticos: señuelos, provocar a los radares chinos, un papel ISR limitado, etc. Las distintas variantes del misil de crucero subsónico Tomahawk tienen diferentes alcances, siendo el más lejano de unos 2.000 km.

Por tanto, si se despliega en Kyushu, el misil puede cubrir no sólo la isla de Taiwán y el Mar de China Oriental (ECS), sino también la costa este de China continental. Esto también pone en perspectiva el plan de Japón de desarrollar misiles de crucero con ojivas polivalentes intercambiables y adquirir Tomahawks.

Sin embargo, los misiles hipersónicos tienen enormes limitaciones tecnológicas y de costes, como la compleja ciencia metalúrgica para crear aleaciones de alta resistencia al calor y los astronómicos costes de su desarrollo.

Los misiles hipersónicos pueden costar hasta un tercio más que los misiles balísticos del mismo alcance con ojivas maniobrables.

Fuente: Eurasian Time, Israel Noticias

Noticias relacionadas

Últimas Noticias

English EN Français FR Deutsch DE Italiano IT Português PT Русский RU Español ES
Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!