23.3 C
Buenos Aires
lunes, enero 30, 2023

Moscú se alía con Hamás para presionar a Israel

Escriben John Hardie e Ivana Stradner*

Es probable que a Moscú no le interese un conflicto abierto con Israel, sobre todo cuando el grueso de las fuerzas armadas rusas se tambalea en Ucrania. Pero Moscú se alía con Hamás para presionar a Israel.

Una delegación del grupo terrorista palestino Hamás, encabezada por el jefe del Politburó, Ismail Haniyeh, realizó este mes una visita de varios días a Moscú para reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, así como con otros funcionarios rusos.

Asharq Al-Awsat citó a una fuente de la capital rusa, presumiblemente de la oficina de Hamás en Moscú, diciendo que Haniyeh quería solicitar la opinión de Rusia sobre sus “nuevas ideas” para enfrentarse a Israel. Para Moscú, la visita refleja probablemente una continuación de sus esfuerzos por aprovechar a los palestinos y otras cuestiones para presionar a Israel sobre su postura en la guerra de Rusia en Ucrania.

Rusia e Israel establecieron relaciones amistosas en las décadas posteriores a la disolución de la Unión Soviética. Después de que Rusia invadiera Ucrania en febrero, Jerusalén condenó la guerra, pero se aseguró de actuar con cautela para preservar los lazos de trabajo con Moscú, no sea que las fuerzas militares rusas en Siria interrumpan las operaciones aéreas de Israel, estratégicamente importantes en ese país.

Sin embargo, las tensiones bilaterales se dispararon en abril después de que Yair Lapid, entonces ministro de Asuntos Exteriores de Israel, se uniera al coro de voces que acusaban a Rusia de cometer crímenes de guerra en Ucrania. Posteriormente, Jerusalén proporcionó a Kiev ayuda militar no letal y un hospital de campaña.

En respuesta, Moscú endureció su retórica sobre las acciones israelíes en los territorios controlados por la Autoridad Palestina. El mes pasado, por ejemplo, la embajada rusa en Egipto criticó a Jerusalén por acusar a Rusia de cometer atrocidades mientras que supuestamente mostraba “total desprecio por las vidas de los palestinos” durante una operación militar israelí en la Franja de Gaza.

Además de su dura retórica, Moscú se ha acercado a Hamás para señalar su descontento con Israel y advertir a Jerusalén de que no perjudique los intereses rusos. La visita de Haniyeh de este mes se produjo después de un viaje del 4 al 5 de mayo de otra delegación de alto nivel de Hamás, que viajó a Rusia para discutir el recrudecimiento de las tensiones israelo-palestinas sobre la mezquita de Al-Aqsa y el Monte del Templo.

Esa visita se produjo cuando los lazos ruso-israelíes se agriaron aún más después de que Lapid expresara su indignación por los comentarios antisemitas de Lavrov, mientras Moscú acusaba a Jerusalén de respaldar lo que Rusia pinta como el “régimen neonazi de Kiev”. En julio, el Canal 12 de noticias de Israel informó de que el embajador de Rusia en Israel había expresado su consternación por el ascenso de Lapid al cargo de primer ministro, aunque ambas partes desmintieron posteriormente ese informe.

La “cuestión palestina” no es la única forma en que Rusia ha tratado de presionar a Israel. Moscú también amenaza, por motivos aparentemente espurios, con cerrar la rama rusa de la Agencia Judía. Conocida en hebreo como Sokhnut, la agencia facilita la emigración judía a Israel y es un importante símbolo de las relaciones ruso-israelíes postsoviéticas. Los funcionarios rusos insisten en que el caso no es político, pero Jerusalén sospecha lo contrario. Sin embargo, ni siquiera una llamada del 9 de agosto entre el presidente israelí Isaac Herzog y Putin logró resolver la cuestión.

Mientras tanto, las tensiones ruso-israelíes han aumentado en Siria, donde la Fuerza Aérea israelí realiza habitualmente ataques aéreos contra los esfuerzos de Teherán por suministrar a su proxy terrorista libanés, Hezbolá, municiones guiadas de precisión que amenazan al Estado judío. Aunque históricamente ha consentido los ataques aéreos israelíes en Siria, Rusia se ha frustrado cada vez más con ellos en los últimos años y ha presionado a Jerusalén para que frene su campaña aérea, sin éxito. Los potentes sistemas de misiles tierra-aire S-400 de Rusia en Siria podrían poner en peligro las operaciones aéreas israelíes contra Irán, país con el que Moscú ha estrechado últimamente sus lazos.

En mayo, una batería siria S-300 operada por Rusia -un sistema menos capaz que el S-400, que supone una pequeña amenaza para los avanzados aviones de combate israelíes- disparó sin éxito contra aviones israelíes por primera vez. Rusia había proporcionado S-300 a Damasco después de que las fuerzas sirias derribaran accidentalmente un avión de vigilancia ruso Il-20 mientras apuntaba a aviones israelíes en un incidente de 2018 que Moscú culpó a Israel.

Las tensiones ruso-israelíes aumentaron aún más en junio, cuando Moscú redactó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU condenando un ataque israelí que inutilizó el aeropuerto de Damasco, que supuestamente estaba utilizando Irán para contrabandear armas.

Es probable que a Moscú no le apetezca un conflicto abierto con Israel, sobre todo cuando el grueso de las fuerzas armadas rusas se tambalea en Ucrania. Pero hay muchas otras formas en que Rusia, que mantiene una activa presencia de inteligencia en el Estado judío, podría perjudicar los intereses de Israel. Mientras Moscú se acerca a Hamás, Irán y otros enemigos de Israel, Jerusalén -y sus aliados estadounidenses- harían bien en mantenerse vigilantes.

Fuente: Algemeiner

*John Hardie es subdirector del Programa de Rusia en la Fundación para la Defensa de las Democracias, un instituto de investigación no partidista. Ivana Stradner es Asesora de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

Seguinos en Twitter: SRSur News Agency

Noticias relacionadas

Últimas Noticias

English EN Français FR Deutsch DE Italiano IT Português PT Русский RU Español ES
Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!