13/07/2024
ArgentinaCommoditiesEnergíaInternacionalesNegociosSeguridad

Navitas y Rockhopper invertirán US$ 1.200 millones para producir petróleo en Islas Malvinas

Navitas y Rockhopper invertirán US$ 1.200 millones para producir petróleo en Islas Malvinas cuya soberanía está reivindicada en la misma Constitución Nacional de la República Argentina.

Ambas empresas presentaron la Declaración de Impacto Ambiental correspondiente al yacimiento Sea Lion, que alentó las expectativas del gobierno ilegítimo que administra la vida y la economía de las Islas Malvinas respaldados por una fuerza de ocupación de unos 2.400 efectivos militares del Reino Unido.

El yacimiento Sea Lion, a 240 kilómetros al norte de las Islas Malvinas
El yacimiento Sea Lion, a 240 kilómetros al norte de las Islas Malvinas.

Navitas Petroleum es la empresa israelí que en 2022 adquirió 65% del proyecto y Rockhopper Exploration mantiene el restante 35%. Desde que se descubrió el yacimiento Sea Lion en 2010,  los isleños alimentan sus expectativas de obtener millones de libras en regalías y servicios a la actividad petrolera.

Sea Lion podría producir hasta 500 millones de barriles de petróleo en la ubicada 240 kilómetros al norte de las Islas Malvinas aunque se cree que el yacimiento off shore contiene 1.700 millones de barriles de petróleo, lo que lo hace más grande que el mayor desarrollo planificado del Mar del Norte.

Un artículo de la periodista Georgina Cutler, de GBNews aseguró hace dos días que “las Islas Malvinas buscan explotar un enorme yacimiento petrolífero para dar un importante impulso económico” y que “los locales ganarían millones de libras en regalías e impuestos sobre las ganancias”.
Añadió que “las Islas Malvinas podrían allanar el camino para la exploración petrolera en sus aguas por primera vez en la historia, lo que generaría un impulso económico para los lugareños”, porque “se les preguntará si respaldarán el plan, que permitiría extraer hasta 500 millones de barriles de petróleo del yacimiento Sea Lion”.
“La compañía israelí Navitas Petroleum ha comprado la mayoría de los derechos del yacimiento, por lo que sus accionistas en Estados Unidos e Israel recibirán la mayoría de los beneficio”, aunque “sin embargo, los locales (llamados despectivamente como Kelpers por los propios ingleses) ganarían millones de libras en regalías e impuestos sobre las ganancias”.
Cutler consideró en su artículo que “la inyección de efectivo podría transformar toda la economía de las islas, que actualmente depende de la cría de ovejas y la pesca” y precisó que “los planes iniciales publicados por Navitas sugieren perforar 23 pozos para acceder a hasta 500 millones de barriles de petróleo inicialmente, y luego seguir adelante con más”.

Según la periodista de GBNews, el nuevo informe de Navitas y Rockhopper, “el petróleo extraído de Sea Lion sería procesado por un buque flotante de producción, almacenamiento y descarga, y luego los (buques) petroleros transportarían el petróleo para su venta en los mercados energéticos mundiales” pero “es poco probable que una cantidad importante de petróleo, si es que llega algo, llegue al Reino Unido”.

Aclaró que “sin embargo, estos planes podrían ser políticamente embarazosos para Gran Bretaña, ya que la sustancial producción de petróleo socavaría significativamente los compromisos del Reino Unido de reducir las emisiones” y recordó que “el Partido Laborista ha estado impulsando la transición a cero emisiones netas como una parte clave de su mandato”.

Keir Starmer, líder de partido de Partido Laborista, ha prometido prohibir toda nueva exploración de petróleo y gas en aguas británicas, sin embargo, la prohibición no se aplicaría a las Malvinas, ya que los jefes de la administración local controlan sus derechos de perforación en las aguas circundantes.

Muchos miembros del gobierno de las Malvinas han aspirado a establecer la isla como un centro de producción de petróleo.

“Los hidrocarburos offshore tienen el potencial de ser una parte importante de nuestra economía en las próximas décadas”, dijo a The Telegraph John Birmingham, vice titular de la cartera de recursos naturales, MLA (miembro de la Asamblea Legislativa).

“Al mismo tiempo, reconocemos que los impactos ambientales deben gestionarse con cuidado y es esencial que se proteja el entorno único de las Islas Malvinas”, sostuvo y agregó una “bienvenida a la presentación de la declaración de impacto ambiental para que el público pueda expresar sus opiniones sobre los temas”.

Un portavoz de Uplift, un grupo ambientalista que hace campaña para eliminar gradualmente el petróleo y el gas, sostuvo que “las emisiones de producción del desarrollo se sumarán a las emisiones del Reino Unido contabilizadas para su Contribución Determinada a Nivel Nacional, que el Reino Unido ya está lejos de cumplir”.

Navitas ha identificado embarcaciones flotantes de almacenamiento y descarga de producción (“FPSO”) existentes, adecuadas y disponibles, y está trabajando activamente con proveedores líderes de la industria para asegurar todos los equipos de largo plazo, y continúa apuntando a la Decisión de Inversión Final (“FID”) de la fase 1 de Sea Lion en 2024 y primer petróleo a finales de 2026.
Navitas ha identificado embarcaciones flotantes de almacenamiento y descarga de producción (“FPSO”) existentes, adecuadas y disponibles, y está trabajando activamente con proveedores líderes de la industria para asegurar todos los equipos de largo plazo, y continúa apuntando a la Decisión de Inversión Final (“FID”) de la fase 1 de Sea Lion en 2024 y primer petróleo a finales de 2026.
  • Un proyecto con polémica

El campo petrolífero Sea Lion, ubicado en el Bloque 14/10 frente a la costa de las Islas Malvinas, puso de manifiesto la actividad de exploración y explotación petrolera extranjera en la región. Operado por la empresa israelí Navitas Petroleum, en colaboración con la británica Rockhopper Exploration, el descubrimiento del campo Sea Lion en 2010 marcó un hito al ser la primera reserva comercialmente viable en la Cuenca de las Malvinas del Norte.

Sin embargo, la explotación del campo Sea Lion se vuelve un proyecto tan clave como polémico dada las complejas dinámicas geopolíticas y la disputa de soberanía entre Argentina y Reino Unido. Asimismo destaca el papel que están llevando a cabo empresas extranjeras con licencias británicas en dicha región pese a los reclamos del Gobierno argentino por considerarlas ilegales.

  • Petróleo en las islas

Navitas es el operador del proyecto Sea Lion desde 2022, cuando adquirió el 65% que pertenecía a la inglesa Premier Oil, también sancionada por la Argentina. Por su parte, la británica Rockhopper, que fue la que descubrió el yacimiento al norte de las Islas Malvinas en 2010, mantiene el 35% restante. Las compañías prevén invertir US$ 1.200 millones en el proyecto para alcanzar la primera producción de crudo, según el comunicado.

En el mismo texto, las petroleras también informaron que en la última estimación realizada por la firma Netherland Sewell & Associates sobre la Cuenca Malvinas Norte los recursos calculados “aumentaron de 712 millones de barriles de petróleo (MMbbls) a 791 MMbbls, que representa un 11% de incremento”.

Además de la presentación del estudio de impacto ambiental, la operadora Navitas identificó “embarcaciones denominadas unidades flotantes de producción, almacenamiento y descarga (Floating Production, Storage and Offloading o FPSO, por sus siglas en inglés) ya disponibles y estamos trabajando activamente con proveedores de la industria para asegurar los equipos. Continuamos apuntando a la decisión de inversión final de la fase 1 de Sea Lion durante 2024 y estimamos el primer petróleo a finales de 2026”.

Si bien Navitas y Rockhopper no comenzaron aún con los trabajos de exploración de hidrocarburos offshore en Malvinas, lo concreto es que -según sus propios anuncios- están cada vez más cerca.

Según el estudio de estimación de recursos de las petroleras, el proyecto tiene un breack even (umbral de rentabilidad) de 25 dólares por barril, mientras que la cotización internacional del crudo está entre US$ 73 (petróleo tipo WTI en la bolsa de Nueva York) y US$ 78 (tipo Brent, que cotiza en Londres). Incluso muchas proyecciones del mercado sostienen que el precio internacional del petróleo se mantendrá en niveles altos.

En esta primera etapa Navitas y Rockhopper planean alcanzar una producción de 55.000 barriles diarios de petróleo (bdp) a partir de la perforación de 11 pozos. Pero el proyecto completo contempla una fase 2 que podría alcanzar una producción de 80.000 bdp con la perforación de 12 pozos adicionales. Y una tercera -y última- etapa con un objetivo de producir hasta 200.000 bdp. En comparación, la Argentina en 2023 llegó a una producción de alrededor de 665.000 bdp.

  • Sanciones

Desde 2013, la Argentina fue implementando sanciones a petroleras que intentaban avanzar en incipientes exploraciones de hidrocarburos offshore (costas afuera) cercano a las Malvinas. Ningún proyecto hasta ahora pudo avanzar, con excepción de Sea Lion, que sería el primero que está en condiciones de desarrollarse.

En total, son 10 petroleras sancionadas por Argentina: Rockhopper y Navitas, figuran Falkland Oil and Gas, Borders and Southern Petroleum, Argos Resources, Desire Petroleum, Premier Oil, Noble Energy Falklands Limited, Noble Energy Inc y Edison International.

Fuentes: GBNews Escenario Mundial El Destape SRSur News Agency

Seguinos en X: @SRSur_Agency Instagram: @srsurnewsagency

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!