23.8 C
Buenos Aires
lunes, febrero 6, 2023

¡No todo es fútbol en Qatar! Una visita a Doha

Escribe Silvina Pini*

¡No todo es fútbol en Qatar! Una visita a Doha.

Quienes viajen a hinchar por la selección argentina tendrán tiempo para conocer el país árabe entre partido y partido.

Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos... más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos… más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Los 2.300.000 cataríes están listos para vivir el Mundial y recibir miles de turistas. Con los ocho estadios listos, el partido inaugural se jugará el 21 de noviembre, en el estadio de Al Bayt en la ciudad de Jor, entre Qatar y Ecuador.La final será en el estadio Lusail, en la ciudad del mismo nombre, con capacidad para 80.000 espectadores. Tres de los estadios están en la capital, Doha: Khalifa, Tas Abu Aboud y Al Thumama.

Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos... más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos… más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)

La ciudad descansa en una pequeña península en el golfo Pérsico a lo largo de la bahía de Doha, muy cerca del desierto. Entre partido y partido, se impone visitar el Museo de Arte Islámico, obra del genial chino Pei, el mismo que hizo la pirámide de vidrio del Louvre.

  • El Museo de Arte Islámico, joya de Qatar

Emplazado sobre el agua, el exterior del museo evoca los ojos de la mujer islámica mientras que adentro, en el enorme hall central a donde balconean los tres pisos, hay una referencia al “agal”, el aro de soga negra con que los hombres árabes, sujetan la “gutra” o pañuelo.

Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos... más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos… más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)

El museo ofrece muestras de arte permanentes y otras itinerantes del siglo VII al XIX que incluyen desde manuscritos hasta cerámicas y textiles del amplio legado árabe. En el último piso funciona el restaurante Idam de uno de los más reconocidos chef franceses Alain Ducasse, y en la planta baja, una cafetería con grandes ventanales al golfo y el skyline del centro financiero.

El museo está a metros de la avenida costanera Corniche. Entre los meses de septiembre y mayo, cuando la temperatura no pasa los 30 grados, se la puede recorrer a pie en sus cinco kilómetros desde el museo hasta el centro financiero donde los edificios parecen desafiar las leyes de la física por sus formas y altura.

En el camino está el Monumento de la Perla, una fuente con forma de ostra con una gran perla en el medio que recuerda que, antes de los petrodólares y el gas, las tribus cataríes pescaban perlas como forma de vida. Más adelante está Orry, la estatua del orix de veinte metros que fue la mascota de los juegos asiáticos en 2006. Orry quiere decir orix en árabe.

Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos... más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos… más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)

Es el animal del desierto con el que se identifica al país y el logo de Qatar Airways. Muy cerca del museo está el Souk Wakif, un mercado frente a la mezquita más importante, donde los locales suelen ir a hacer las compras. Los hombres en sus largas túnicas blancas y tupidos bigotes, se saludan frotándose nariz con nariz y se sientan a fumar narguile y a jugar al backgammon.

Suelen caminar de la mano también. Parece un decorado de una película, pero no lo es. En los estrechos pasillos del mercado hay de todo: telas y sastres que cosen a la vista, artesanos que soplan vidrio, especias, exquisitos dátiles y otros frutos secos, lámparas para aceites perfumados, pashminas, esencias, inciensos.

  • Punto de encuentro

Una gran explanada al frente del Souk es punto de encuentro y lugar ideal para ver el atardecer que aquí es un gigantesco disco naranja hundiéndose en el mar mientras el muecín canta llamando a la última oración. A una hora de la ciudad, después de atravesar kilómetros de refinerías celosamente vigiladas, la ruta termina y empieza la aventura.

Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos... más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos… más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)

Mientras los turistas se suben a los camellos para la foto y dar una vuelta, las 4×4 desinflan los neumáticos para subir y bajar y derrapar por las dunas de hasta 60 metros de altura. El parabrisas se cubre de arena en las bajadas y esquiva algún que otro camello hasta llegar al límite de Qatar con Arabia Saudita. Todo el tour dura cuatro horas.

Otro imperdible es la isla artificial en forma de perla. Las obras están prácticamente terminadas y puede visitarse. Más de 4 millones de kilómetros cuadrados que albergan shoppings, hoteles, restaurantes y residencias, las únicas que un extranjero puede comprar.

Y, punto de llegada y de partida, el Aeropuerto Internacional de Hamad, merece su tiempo de recorrida. Considerado el más grande y lujoso del mundo, fue el ganador del World Airport Awards el año pasado.

  • Datos útiles para visitar Doha

“Dress code”. Qatar es un país muy conservador, incluido en la vestimenta. Si vas para el Mundial, tené en cuenta estas recomendaciones:

Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos... más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)
Doha, una ciudad en Qatar con muchos encantos… más allá del Mundial de Fútbol. (Foto: gentileza Mario Cherrutti)

Para ellos. No uses pantalones o shorts por encima de la rodilla; no uses pantalones rotos o rasgados; no uses remeras con imágenes o frases ofensivas para la cultura árabe.

Para ellas. No uses escotes pronunciados; no uses prendas que dejen los hombros descubiertos; usá vestidos o shorts con largo hasta la rodilla; no uses pantalones rotos o rasgados; cubrí tu cabeza cuando ingreses a una mezquita o edificio gubernamental.

*Periodista argentina especializada en Turismo

Fuente: Voy de viaje

Seguinos en Twitter: @SRSur_Agency

Noticias relacionadas

Últimas Noticias

English EN Français FR Deutsch DE Italiano IT Português PT Русский RU Español ES
Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!