03/03/2024
ArgentinaCommoditiesEnergíaInternacionalesMercosur

Tres buques exploran en busca de petróleo a 300 kilómetros de Necochea

Tres buques exploran en busca de petróleo a 300 kilómetros de Necochea.

Son tres buques que emprenden una exploración en busca de tesoros enterrados en el océano Atlántico Sur.

Una flotilla compuesta por un buque de investigación de vanguardia, una embarcación de suministro costa afuera y un remolcador de apoyo zarpó para aventurarse más allá de las olas, más de 300 kilómetros de la costa de Necochea.

Su misión: determinar si las profundidades del océano guardan un secreto tan preciado como el petróleo.

Este ambicioso proyecto, impulsado por la gigante energética noruega Equinor en asociación con YPF y Shell, tiene como objetivo principal rastrear las huellas del oro negro en el lecho marino de la Cuenca Argentina Norte, específicamente en el bloque CAN 100.

Esta empresa conjunta no solo representa una inversión significativa en recursos, tecnología y experiencia, sino también un paso audaz hacia la búsqueda de la independencia energética y el aumento de la producción de petróleo en Argentina.

En la vanguardia de esta expedición se encuentra el “BGP Prospector”, un buque de investigación de última generación.

Acompañándolo en esta travesía marítima se encuentran la embarcación de suministro “Geo Service I” y el remolcador “Candela S,” que desempeñará un papel crucial como nave perseguidora, encargándose de mantener despejado el tráfico marítimo en el área bajo estudio.

Este despliegue no es una simple búsqueda; es una operación de exploración sísmica meticulosamente planificada que buscará los indicios de hidrocarburos a profundidades inexploradas en el vasto Mar Argentino Norte.

La magnitud y la importancia de esta empresa se extienden mucho más allá del mero descubrimiento de petróleo. Las evaluaciones del lecho marino constituyen el primer paso hacia la determinación de la viabilidad de la extracción de hidrocarburos en esta región del océano.

En el proceso, los expertos emplean una serie de “mangueras” de un kilómetro cada una, conocidas como “streamers,” equipadas con micrófonos que operan bajo el agua, llamados hidrófonos.

El BGP Prospector recorrerá aproximadamente 50 kilómetros en una dirección antes de regresar, repitiendo el proceso en una línea predefinida, con 8 streamers separados por 200 metros.

Este método intrincado no se detiene aquí. El barco lleva consigo sifones de aire comprimido del tamaño de un extintor que, al ser activados, liberan ondas de sonido en las profundidades marinas.

El BGP Prospector recorrerá aproximadamente 50 kilómetros en una dirección antes de regresar, repitiendo el proceso en una línea predefinida, con 8 streamers separados por 200 metros.

Las ondas penetran en el lecho marino y, dependiendo de las capas geológicas que encuentran, rebotan de manera característica. Estos impactos son captados por los extensos hidrófonos de 12 kilómetros de largo, generando así un mapa detallado del lecho marino.

Este proceso es una sinfonía de datos, y su interpretación requerirá tiempo y paciencia; se estima que llevará aproximadamente seis meses analizar la información recopilada y determinar si la zona posee las condiciones necesarias para albergar petróleo.

Los bloques CAN 108 y 114 también entrarán en el foco de atención de esta empresa conjunta.

Ubicados a 307 y 450 kilómetros de  nuestras costas, respectivamente, estos bloques se unen a la búsqueda del oro negro en las profundidades del océano.

La exploración sísmica es sólo el primer paso, un primer susurro que podría revelar la riqueza enterrada en las entrañas de la Tierra.

  • Pozo exploratorio

El siguiente paso en la búsqueda de petróleo en esta vasta extensión marina implica la realización de un pozo exploratorio.

A través de esta perforación, se espera obtener información más detallada sobre el subsuelo, aunque no necesariamente petróleo en este punto.

La mirada se posa especialmente en el pozo exploratorio “Argerich-X1,” ubicado en el bloque CAN 100, a unos 300 kilómetros de Necochea. Curiosamente, este pozo no se basa en los datos sísmicos previamente recopilados.

La fecha para el comienzo de esta etapa crítica se acerca. En enero próximo, el buque “Valarie DS 17,” contratado por la gigante noruega Equinor, se adentrará en las profundidades del océano para realizar la perforación del primer pozo exploratorio en el mencionado bloque CAN 100.

Esta perforación será un hito en la exploración, ya que alcanzará una profundidad de 1.500 metros.

  • Expectativa

Si este yacimiento resulta prometedor, YPF, la empresa estatal argentina, tiene la mirada puesta en duplicar su producción anual de petróleo.

En la actualidad, YPF produce alrededor de 200.000 barriles de petróleo al día. Si se logra la hazaña de encontrar un depósito significativo en esta zona, se espera que esta cifra se duplique, con un impacto económico que podría llegar a los 100.000 millones de dólares.

Estas proyecciones representan una oportunidad impresionante para la economía argentina y la industria del petróleo en el país.

  • Clúster de energía Mar del Plata

Sin embargo, la búsqueda de petróleo en las profundidades del océano no está exenta de riesgos y desafíos. Marcelo Guiscardo, presidente del Cluster de Energía de Mar del Plata, señaló que la probabilidad de encontrar petróleo en esta área se encuentra alrededor del 20%.

Aunque es un número relativamente bajo y arriesgado para las empresas involucradas, es significativamente más alto de lo que generalmente se encuentra en la exploración petrolera.

Las expectativas pueden fluctuar, ya que las posibilidades de encontrar petróleo en las áreas donde se lleva a cabo la exploración sísmica se estiman en un rango entre el 5% y el 7%. Estas son incógnitas del presente, y solo el tiempo dirá si esta búsqueda valió la pena.

El éxito de la perforación del pozo exploratorio Argerich-X1 tendrá un impacto significativo en esta ecuación.

Si se encuentra petróleo en esta área, se ganará acceso a información más detallada y, en consecuencia, se volverá más factible la búsqueda de hidrocarburos. El proceso de perforación se estima que durará alrededor de dos meses, lo que significa que para marzo, la perforación debería haber concluido.

Sin embargo, las evaluaciones exhaustivas de los datos recopilados se extenderán hasta por 90 días adicionales. Será durante este período que se determinará si es factible continuar con más pozos exploratorios.

Fuente: Diario 4 Vientos

Seguinos en X: @SRSur_Agency Instagram: @srsurnewsagency

Escribir
SRSur.com.ar
Dejanos tu mensaje!